Visitanos en Silica Gel FacebookVisitanos en Silica Gel Twitter
  Search
Bolsas VCI
 
Líquido VCI

Convierta cualquier Bolsa o empaque en una protección VCI activa con nuestro VCI Líquido, se aplica por aspersión dentro de la bolsa plástica o empaque y estos inmediatamente se convierten en un empaque con protección VCI.

Productos VCI

NUESTROS PRODUCTOS CON VCI:

VCI Líquido. 

DEJE DE USAR PLÁSTICO DE UN SOLO USO, CON NUESTRO LÍQUIDO VCI CONTRIBUIMOS A ELIMINAR LAS BOLSAS DE PLÁSTICO VCI DE UN SOLO USO, CONVIERTA CUALQUIER EMPAQUE DE MADERA, CARTÓN O PLÁSTICO (TOTE) EN UN EMPAQUE VCI AL 100%.

Convierta cualquier Bolsa o empaque en una protección VCI activa con nuestro VCI Líquido, se aplica por aspersión dentro de la bolsa plástica y esta inmediatamente se convierte en una Bolsa VCI. Si tienes problemas con conseguir la bolsa VCI que se adapte a tus necesidades esta es la mejor solución, desarrolla una bolsa plástica común y corriente con las medidas y el calibre que requieres y con nuestro VCI líquido conviértela en Bolsa VCI. Solo tienes que tener la bolsa o empaque cualquiera, introducir la parte metálica, rociar nuestro VCI Líquido, cerrar la bolsa y listo la protección anticorrosiva esta activa.

El VCI se evapora y se condensa en toda una superficie metálica, protegiéndola de la oxidación y corrosión, gracias a su gran poder de penetración. Se reemplaza el uso de productos anticorrosivos convencionales como aceites y otros, así mismo evita pérdida de tiempo. Nuestro líquido-VCI, una especie de líquido único anti-corrosión a base de agua, puede proteger tanto materiales ferrosos como no ferrosos y equipos contra la oxidación, incluso si se colocan en recipientes que contengan más de 400 ppm de cloruro. El producto puede impedir que el metal se oxide en agua pura, agua de mar, agua salina y otras soluciones fuertemente corrosivas que contiengan sulfuros y/o halógenos a largo plazo.

Además, los metales o equipos pueden ser utilizados inmediatamente después de ser desempacados, sin necesidad de ser limpiados. Nuestro producto es extensamente aplicado en la marina, así como para aplicaciones que usan en agua corriente o en el mar donde se requiere un antioxidante de bajo costo. Este producto añadido a microelementos especiales puede ser utilizado para producir excelentes y eficientes papeles y bolsas VCI de opción verde.

Se recomienda aplicar a partes metálicas almacenadas o detenidas por tiempos prolongados, así como a equipo electrónico o circuitos eléctrico – electrónicos, ubicados en zonas con cambios bruscos de temperatura o con alta humedad relativa.

.

 

 

Film Stretch anticorrosivo (VCI). (OBSOLETO)

Convierta cualquier Strech film en VCI con nuestro VCI Líquido. Rocíe el Líquido VCI al empaque antes de aplicar el emplaye (Strech Film) en una proporción de 20ml cada 50,000cm3. No es necesario aplicar nuestro líquido VCI sobre la superficie metálica, se puede aplicar sobre la madera o el cartón e inmediatamente después cubrir todo el empaque con Strech Film, así nuestro producto se evaporará y protegerá sus parte metálicas. 





 

Papel Kraft con VCI.

Es un papel kraft  con protección contra la corrosión de gran calidad y sólido rendimiento. Es fuerte, flexible, resistente a la abrasión y de fácil manejo. Gracias a la dosificación de inhibidores de la corrosión VCI, proporciona una duración prolongada del efecto anticorrosivo. Puede utilizase como embalaje VCI interno o intermedio (entre capas). Además de los tamaños estándar, también se suministran formatos y rollos a medida. Ello permite una planificación de las cantidades y dimensiones óptimas de consumo.

 







Bolsas VCI de polietileno. (OBSOLETO)




Puede convertir cualquier tipo de bolsa en una bolsa VCI con solo aplicar nuestro VCI en forma líquida, solo rocíe dentro de la bolsa antes de colocar la pieza metálica y al colocarla cierre inmediatamente la bolsa para que el vapor proteja la o las piezas metálicas.








El VCI (Vapour Corrosion Inhibitor por sus siglas en inglés, que significa Vapor Inhibidor de Corrosión) es otro material plástico que protege de la oxidación ayudándose de vapores químicos, tal como indica su nombre.

 

El VCI es un compuesto químico que emite vapores inhibidores de la corrosión el cual al estar en contacto con superficies metálicas ayuda a desacelerar dicho proceso.

 

Los embalajes anti-corrosión VCI son muy utilizados en estos últimos tiempos debido a que han alcanzado rendimientos excelentes a unos precios relativamente económicos. Sus aplicaciones en la industria automotriz y en otros para la protección del metal antes de pintar o para el transporte ha contribuido mucho al desarrollo del mercado de los embalajes que llevan este aditivo.

El aditivo VCI puede incorporarse a productos de embalaje como plásticos PE de baja densidad en bolsas o como lámina, al film estirable, al papel y también puede usarse en hilos o bolsas para contenedores.

El resultado es espectacular ya que se evita totalmente la corrosión de los metales, pero poco sabemos de cómo funciona.

A continuación explicamos algunos datos que nos ayudarán a comprender el funcionamiento de este aditivo VCI.

Anti-corrosión en acción.

Los VCI, por regla general y para su manejo, son materiales sólidos pero como medio de aplicación en las piezas metálicas se emplea en estado volátil. Estos vapores protectores se esparcen dentro de un espacio cerrado hasta llegar al punto de saturación equilibrado por medio de la presión parcial del vapor. El proceso inhibidor de corrosión empieza cuando los vapores están en contacto con las superficies del metal y se condensan para formar una película de micro cristales. Con la presencia, incluso mínima de humedad en el aire, dichos cristales se disuelven y desarrollan una actividad iónica fuerte con los metales.

El resultado de esta actividad es la formación de una película molecular que impide el contacto entre el metal y los electrolitos. Esta película invisible no afecta de ninguna manera importante las propiedades del metal incluso en aplicaciones electrónicas muy precisas donde propiedades como la conductividad o las dimensiones de tolerancia son vitales y donde cualquier desviación podría causar mal funcionamiento. Los vapores emigran a las superficies metálicas distantes dentro del espacio cerrado y por lo tanto son capaces de proteger sin contacto directo. Sólo es necesario colocar el VCI cerca de las zonas que requieren protección.

Una presión demasiado alta hará que el inhibidor se evapore a tal velocidad que una concentración protectora no podrá mantenerse. Si por el otro lado se utilice una presión vaporosa baja no se consumirá tan rápidamente el inhibidor y de esta manera se puede asegurar una protección más duradera siempre que se dé el tiempo necesario para conseguir el punto de saturación. Este factor puede aumentar el riesgo de corrosión durante la fase inicial de saturación y si el espacio no está cerrado herméticamente tal vez no se consiga nunca el nivel de concentración requerida.

Selección de VCI.

Una selección correcta de los componentes volátiles permite una vaporización controlada y de confianza. Temperaturas más altas tienden a aumentar la tendencia corrosiva del metal. La velocidad de evaporado del VCI actúa de un modo similar con la temperatura, así que más material inhibidor se evapora en condiciones de temperaturas más altas. De esta manera el VCI se auto regula según la agresividad del medio en que se encuentra y en condiciones muy diversas.

El desarrollo de los VCI.

Los inhibidores de corrosión volátiles se desarrollaron originalmente para proteger metales ferrosos en los trópicos, una táctica que muy pronto se descartó por las limitaciones a causa de la incompatibilidad con metales no ferrosos. Últimamente se han conseguido buenos resultados mediante la síntesis de componentes que permiten una protección satisfactoria en general – protegen la mayoría de metales tanto ferrosos como no ferrosos y sus aleaciones.

Las investigaciones en el comportamiento de la electroquímica demuestran que estos componentes pertenecen a una familia de inhibidores mixtos o “ambióticos” capaces de retardar tanto los procesos catódicos como anódicos de corrosión. Los ingredientes activos en los VCI son normalmente productos de la reacción entre aminoácidos volátiles y sus derivados y ácidos orgánicos. El producto final, como resultado de dichas reacciones – los “aminocarboxilatos” son los más comunes en la preparación de VCI. Ciclohexilamina, diciclohexilamina, guanidina, amino alcoholes y otras sales amínicos primarias, secundarias y terciarias representan la naturaleza química del VCI. Los componentes VCI, aunque ionizados en agua, sufren un proceso de hidrólisis significativo que es relativamente independiente de los niveles de concentración. Esta independencia contribuye a la estabilidad del film bajo diversas condiciones.

La película de VCI disuelta en la superficie del metal repele las moléculas de agua. Dicha película también crea una barrera difusiva contra el oxígeno, reduciendo la concentración de este gas y como consecuencia reduce la reacción catódica. Una fuerte inhibición de la reacción anódica resulta de los dos centros absorbentes “receptor – donante” del inhibidor que forman una unión entre el metal y el inhibidor. Estos compuestos cambian el estado energético de la superficie metálica llevando rápidamente a la pacificación de la tendencia del metal a ionizarse y a disolver. Además de prevenir contra el ataque corrosivo en general de los metales ferrosos y no ferrosos, los VCI mixtos se han demostrado eficaces también a la hora de prevenir la corrosión galvánica en metales aleados, el “pitting” y en algunos casos el quebrado por hidrógeno.

Slica Gel - Desecantes Industriales del Norte   |  Política de Privacidad  |  Terminos de Uso